Tiempo Falconiano

Comparte
Gestación y Vida

La humanidad es su historia. Dentro de esta, la vida comienza al terminar su gestación, y la calidad de esta última, buena o mala, determina la calidad de la primera. Este es el caso de los pueblos del mundo, desde los más antiguos, hasta los menos antiguos y contemporáneos. Lo que han terminado siendo estos pueblos, al cabo del tiempo que corresponde a cada uno, ha sido, al menos en muy gran medida, producto de su gestación histórica. Qué tan completa ha sido?. Cuál fue su calidad?. Qué papel ha jugado la religión?. En el caso de países europeos, fue el liberalismo un medio para alcanzar un fin, o un fin en si mismo?. En el caso de Estados Unidos, qué papel jugaron la filosofía liberal y la religión reformista? En el caso de China, qué peso tuvo su acervo cultural contentivo del principio de lealtad al estado, y cuál influencia pesa más, la de Mao o la de Deng?. En su conjunto, el proceso del hombre está caracterizado en medida alta por la violencia. Alejandro Magno, el Imperio Romano, el Imperio Británico, Estados Unidos, la Revolución Francesa, las dos guerras mundiales y China. Cuál es la significación histórica de la Rusia Zarista y de la Unión Soviética. Que peso tiene la Revolución Francesa?. Cuál es el significado de Hitler?. Pero al final se puede esperar que esta la convivencia resulte ser una experiencia suficiente como para sustentar su continuidad. Para los venezolanos, como nuestra historia nos posibilita comprender el proceso histórico y de esa manera encarar el porvenir. Que dice la historia. Qué ocurrió entre 1498 y 1811?.Entre 1811 y 1830?. Cual fue el papel de Bolívar?. Entre 1830 y 1958?. Cuál fue el papel de Acción Democrática y de Betancourt?. Entre 1958 y los años 1980?. Entre los años  1980 y 1998?. Entre 1998 y hoy?. El comienzo está en los 300 años de experiencia colonial, cuya historia no  no está fragmentada de la historia colonial latinoamericana. Todos fuimos colonia de España con un patrón de relacionamiento relativamente igual. Pero en el tiempo, el pensamiento ilustrado actuó a través de algunos actores, como Miranda y Bolívar, en orden cronológico, y desencadenó el proceso independentista de América Latina. Cabe preguntar si el desenlace hubiera sido el mismo con cualquier protagonismo, o si el desenlace dependió de este protagonismo. Se explica el protagonismo en cuestión por la posición geográfica de Venezuela?, o por la formación y experiencia vital individual de los dos?, o por alguna característica particular desapercibida de la relación entre la colona venezolana y la corona española?. Se concluye no pudiendo responder satisfactoriamente la interrogante. Nuestro proceso independentista muestra la insuficiente integración humana de nuestra sociedad, revelando la misma diferenciación entre sus “clases sociales”, lo cual explica la “división” con respecto a la decisión independentista. Se explica por qué habían venezolanos no partidarios de la independencia, bien fuera por lealtad a la corona, o por la insatisfacción de los pardos con relación a la tradicional posición concentradora del poder por parte de los criollos. El ingenio de Bolívar debió apelar a la Guerra a Muerte para superar la división y lograr la incorporación de los diversos sectores. El fracaso de la Gran Colombia bolivariana es otro resultado de la división entre nosotros. Posteriormente, después de 1830 hasta hoy, al lado del dominio no democrático de los “próceres de la independencia”, un germen de nuestro militarismo, se registra un espíritu divisionista similar al colonial, lo cual exige, en forma vital y esencial, la rectificación y corrección necesarias. Sólo en cuarenta años de los casi doscientos que han transcurrido desde 1830, Venezuela ha tenido gobiernos civiles. El militarismo acabó en 1948 con el muy breve primer gobierno civil que se acometió en Venezuela, y posteriormente lo desterró totalmente durante los últimos veinte años. En cuanto a la desunión, ya se vio que se puede considerar parte de nuestra idiosincrasia. Se reconoce que la unidad fue muy importante para desplazar el militarismo en 1958, pero muy rápidamente surgió la desunión, en parte por razones ideológicas relacionadas con el marxismo. Pero lo que parece pesar más, consiste en el hecho de que no hemos podido forjar la unión entre los demócratas que es imprescindible para luchar y derrotar al actual gobierno militar autoritario. Lamentablemente no se le presta atención a la negociación más necesaria entre los diversos sectores opositores. Se recuerda que Bolívar dijo, “sin pretender endiosarlo”, que bajaría tranquilo al sepulcro si cesaban los partidos. Hoy se puede decir algo similar, para exigir que mientras los venezolanos no nos liberemos del gobierno incalificable, los partidos venezolanos suspendan su conducta proselitista en busca de poder, para pasar a un comportamiento con el cual nos apoyamos todos, partidos y demás organizaciones de la sociedad civil,  en la recuperación de la libertad.

Por Douglas Jatem Villa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *