REFLEXIONES DEL PASTOR Fratelli tutti: “Mirada general a la llamada del Papa Francisco” (I)

Comparte

El Santo Padre, el Papa Francisco, acaba de lanzar su tercera encíclica, dirigida no solo a los católicos, sino a todas las personas de buena voluntad. Es una encíclica que tiene una importancia capital especialmente por los momentos que está viviendo la humanidad. Ha sido muy comentada no solo en los círculos eclesiásticos sino también en los más variados círculos de pensamiento.

Yo, por mi parte, como Pastor de esta Iglesia de Coro, quisiera en este y otros próximos artículos presentar una reflexión que nos permita conocer lo mejor posible, esta carta encíclica y, como espera el Papa Francisco nos mueva a todos los católicos y a las personas de buena voluntad a vivir esta invitación.

En primer lugar, quisiera explicar lo que es una encíclica. Es, en el sentido más estricto, una carta (generalmente sobre algún aspecto de la doctrina católica) enviada por el papa y dirigida por éste a todos los bautizados del mundo. Normalmente se las identifica con las primeras palabras con las que comienzan. En este caso el Papa Francisco la comienza con una frase en italiano de San Francisco de Asís: “Fratelli Tutti” que significa: Hermanos Todos. Esta Encíclica consta de ocho capítulos y una introducción, primero, realizaré una panorámica general para luego, entrar en algunos pensamientos importantes que en ella se plantean.

En la Introducción, inspirado por San Francisco de Asís, el Papa Francisco nos entrega en esta encíclica una propuesta de una forma de vida con sabor a Evangelio que consiste en amar al otro como hermano, aunque esté lejos. Es un llamado a ser fraternidad abierta (FT1), a reconocer y amar a cada persona con un amor sin fronteras, que va al encuentro y es capaz de superar toda distancia y tentación de disputas, imposiciones y sometimientos. El Papa nos recuerda en este punto un momento histórico muy importante de San Francisco de Asís cuando viaja a entrevistarse en Egipto con el Sultán Malik-el-Kamil en plena guerra de las Cruzadas. Y dice el Papa que fue con la misma actitud que pedía a sus discípulos: que no promovieran disputas y controversias, sino que se sometieran a toda humana criatura por Dios.

El COVID-19 interrumpió al Papa en su redacción. Y aprovecha esta circunstancia para explicar que esta pandemia ha dejado al descubierto nuestras falsas seguridades, evidenciado nuestra incapacidad de actuar conjuntamente, nuestra fragmentación (FT7). Frente a las diversas formas de eliminar o de ignorar a otros, esta encíclicaes una invitación a reaccionar con un nuevo sueño de fraternidad y amistad social (FT6). El Santo Padre desea que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer entre todos, un deseo mundial de hermandad (FT8).

En el primer capítulo, el Santo Padre nos va presentando las sombras que encontramos en un mundo cerrado que no favorecen a la vivencia, de la fraternidad universal (FT9) y que se expanden por el mundo. Estas sombras dejan heridos al lado del camino, puestos fuera, desechados y hunden a la humanidad en confusión, soledad y vacío.

Entre otras, el Papa nos habla de los sueños de una Europa unida y de la integración latinoamericana que, luego de tener un comienzo positivo, aparecen rotos (FT10), surgen nacionalismos cerrados, crece el egoísmo y la pérdida de sentido social (FT11). Expresiones como “abrirse al mundo” han sido cooptadas por la economía y las finanzas. Se impone una cultura que unifica al mundo, pero divide a las personas y a las naciones. Las personas cumplen roles de consumidores y espectadores; la sociedad globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos. Estamos más solos que nunca (FT12). Somos invitados a consumir sin límites y a vivir un individualismo sin contenidos que ignora y desprecia la historia (FT13).

En este panorama, cada vez más cerrado, se vacían de contenido y se manipulan las grandes palabras como democracia, libertad, justicia y unidad (FT 14). Sembrar desesperanza, desconfianza; exasperar, exacerbar y polarizar son las estrategias para dominar y avanzar, negar el derecho a existir y opinar, lo cual ayuda a dominar y avanzar. La política se convierte en marketing (FT15).

+ Mariano José Parra Sandoval

La Mañana

Medio de comunicación impreso mas importante del estado Falcón, con 67 años de trayectoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *