Parque Eólico: molinos que generaron una estafa nacional en Paraguaná

Comparte
En el macro proyecto se utilizó tecnología española aportada por la empresa Siemens Gamesa que envió equipos para la construcción del PEP a través de los buques Arizona y Weser.

Un aerogenerador es aquél que produce electricidad partiendo del aprovechamiento del viento, convirtiendo la energía cinética en energía mecánica a través de una hélice y un alternador.

Estas máquinas colosales son capaces de generar energía eólica que puede producir grandes cantidades de electricidad. Para tener idea de su alcance, los especialistas explican que a través de un aerogenerador se obtiene el mismo nivel de electricidad que las que se consiguen con tres toneladas y media de carbón o una tonelada de petróleo, y con menos impacto ambiental, pues evita la emisión a la atmosfera de más de cuatro mil kilos de dióxido de carbono, 66 kilos de dióxido de azufre y diez kilos de ácido de nitrógeno al año.

Vientos que arrastraron proyecto de avanzada

Dada la experiencia satisfactoria de los parques eólicos en otras naciones del mundo, el gobierno de Hugo Chávez aprobó el Plan Nacional de Energía Eólica y proyectó la construcción de varios parques con estas características.

PDVSA ejecutó el proyecto desarrollado en el municipio Los Taques

Paraguaná, La Guajira, Sucre, Nueva Esparta, Los Roques, La Tortuga, La Orchila, Los Monjes y La Blanquilla; fueron las zonas, que según estudios cumplían con los esquemas para establecer una de las soluciones más ambiciosas y efectivas para la generación de electricidad en Venezuela.

Se esperaba alcanzar dos mil megavatios en tierra firme y hasta ocho mil megavatios mar adentro, sin afectar el medio ambiente y con mínimos costos de mantenimiento.

Sin embargo, los problemas políticos y la inestabilidad económica evitaron la avanzada del magno proyecto y tan solo en dos regiones se concluyeron los trabajos, aunque sin los resultados esperados por la población venezolana.

Con bombos y platillos

En el 2005 durante la gestión de Jesús Montilla, se iniciaron los estudios para la construcción del Parque Eólico de Paraguaná a cargo de la estatal PDVSA y Corpoelec. Luego de analizar las diversas áreas adecuadas para  la construcción del parque eólico se designó al municipio Los Taques como el lugar donde los vientos son los idóneos para mover los aerogeneradores, pues según el entonces vicepresidente del Complejo Refinador Paraguaná, Alejandro Granado aseguró que la península posee el mayor potencial eólico del mundo, con vientos de entre 40 y 50 kilómetros por hora.

Los aerogeneradores quedaron como un adorno en la desértica zona de Paraguaná

El 17 de noviembre de 2006, Hugo Chávez colocó la piedra fundacional de la obra y anunció que para el 2007 estarían inaugurando el Parque Eólico de Paraguaná. Esa promesa le sumó los puntos necesarios para su reelección presidencial, aunque el cumplimiento de lo prometido tardó seis años y un aproximado de 200 millones de dólares.

El 8 de diciembre del 2012 y con Stella Lugo de Montilla como gobernadora de Falcón y José Luis “Pepe” Iglesias como alcalde del municipio Los Taques se interconectaron tan solo 23 de los 72 aerogeneradores proyectados en la obra, en lo que según Héctor González gerente del proyecto, significaba la primera etapa del parque.

Ventolina de mentiras

Después de seis años de iniciados los trabajos, dos gobernadores y una inversión mil millonaria, el inicio de la generación eléctrica a través del Parque Eólico Paraguaná no llenó las expectativas. Lejos de eso, generó dudas y muchas quejas por parte de los paraguaneros, pero principalmente de los habitantes de los sectores que conforman la localidad donde está ubicada la construcción; Amuay.

Sin funcionar se mantienen los generadores intalados

Diversas fueron las declaraciones de las autoridades gubernamentales y de los responsables del PEP para tratar de “explicar” las aparentes causas por las que no se generaban los 30 megavatios proyectados. Entre las excusas más insólitas se mencionó la del cambio de los vientos que de forma sorpresiva e inesperada dejaron de soplar con la fuerza requerida, alcanzando apenas entre 25 y 30 kilómetros por horas.

Pero con el pasar del tiempo y sin ninguna efectividad palpable del funcionamiento del Parque Eólico de Paraguaná, comenzaron a derrumbarse las versiones oficiales y se elevaron las denuncias de quienes a diario padecían apagones constantes y extensivos por horas.

Amuay, población pesquera en cuya entrada se encuentran las 575 hectáreas de terreno “adornadas” de los enormes molinos de viento, hizo público las evidentes irregularidades dentro del Parque Eólico. Un año después de su inauguración, algunos vecinos aseguraron que no se estaba transmitiendo energía alguna a través de los aerogeneradores, de los cuales 17 giraban, ocho estaban inmóviles y 21 bases carecían de hélices. La falta de transmisión se debía a la ausencia de plantas de conversión y transferencia.

A partir de ese momento comenzó a perfilarse lo que muchos han definido como un desfalco a la nación, toda vez que los recursos fueron aportados en su mayoría por la empresa petrolera.

Los voceros de la oposición venezolana realizaron averiguaciones que daban al traste con la ejecución de una de las mayores estafas del país. En su momento el parlamentario Julio Montoya dio a conocer un material audiovisual en el que se apreciaba los fuertes vientos característicos de la localidad taquense, sin embargo, algunos de los molinos a duras penas movían sus aspas.

Otros parlamentarios falconianos como Gregorio Graterol y Kerrins Mavárez, este último nativo de Los Taques, lo señalaron como otro elefante rojo del gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Por su parte, el vocero de Voluntad Popular en Carirubana, Harold Guerrero dijo que esta es una obra de tal magnitud y con una inversión mil millonaria que no ha logrado encender ni un solo bombillo de las casas del municipio Los Taques.

¿Reactivación?

En abril de 2019 surgieron nuevas noticias sobre el Parque Eólico de Paraguaná en las que se aseguró que se inició una nueva etapa de operaciones que apuntan al mejoramiento eléctrico en la región.

Se desprende de unas declaraciones emitidas por el actual gobernador falconiano, Víctor Clark quien recorrió los espacios junto al ahora alcalde de Los Taques, José David Falcón,  que se logró reactivar la producción de 14 aerogeneradores y que la meta es la activación de 30, con lo que se conseguirá una generación de 27 megavatios, los cuales fortalecerán el Sistema Eléctrico en la península.

Clark prometió poner en funcionamiento el PEP

Durante la visita, Clark dijo haber constatado la operatividad de una parte del parque, “la cual, hoy día genera 19 megavatios a partir del funcionamiento de 12 aerogeneradores”.

Luego de estos anuncios, muchas han sido las fluctuaciones y cortes del servicio eléctrico, no solo en la península, sino en toda la región falconiana.

A pocos días de cumplirse siete años de la puesta en marcha del “gigante del viento” se pudo constatar que los espacios se encuentran enmontados, corroídos por el paso del salitre y en aparente abandono. Mientras que las aspas permanecen estáticas, inmóviles a pesar de la fuerte brisa que caracteriza a la región costera.

Una “mina” de chatarra

El abandono de las instalaciones del PEP, la falta de personal de mantenimiento y operatividad y la inexistente vigilancia policial, han convertido estas instalaciones en una mina para los delincuentes que cargan con grandes cantidades de material estratégico.

Desde el 2018, el magno proyecto en el que se invirtieron 200 millones de dólares fue convertido en el negocio enriquecedor de bandas hamponiles que “a paso de vencedores” se apoderaron de los bienes del Estado venezolano, los mismos que en algún momento significaron un esperanza para Falcón en materia eléctrica.

A la buena de Dios se encuentran los aerogeneradores del parque eólico en Los Taques

Tras el clamor del pueblo se ejecutaron algunas detenciones y se puso al descubierto las acciones de las organizaciones delincuenciales, que se impusieron por encima de la mano de la ley y continúan desvalijando las costosas maquinarias que se encuentran en las 575 hectáreas, que fueron objeto de admiración de aquellos venezolanos que en algún momento creyeron en el funcionamiento de los aerogeneradores.

Hoy a 13 años del aplaudido anuncio hecho por el presidente Hugo Chávez, aquél noviembre del 2006, Falcón denuncia la ejecución de un proyecto improvisado y sin ningún tipo de auditoría sobre su financiamiento.

Blanca Sánchez CNP 9237

Fotos: Cortesía

Responder a andrdejfjai Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *