Para visitar a su abuela enferma de Coronavirus, hombre corre 350 kms

Comparte

Durante siete días, desde su casa en Washington, Corey Cappelloni corrió hasta el geriátrico donde vive su abuela Ruth Andres, de 99 años. Al llegar fue recibido con vítores, banderas y globos violetas, el color preferido de su abuela. Afuera había un cartel que decía “Te queremos, Corey”.

En una oportunidad Corey Cappelloni corrió seis días por el desierto del Sahara en lo que se considera la carrera a pie más dura del mundo. Pero la prueba más larga, exigente y gratificante que corrió en su vida fueron los 350 kilómetros que cubrió para ver a su abuela, quien lidia con el coronavirus en una residencia de ancianos ubicada en Scranton, Pensilvania. Su acción llamó la atención sobre el lugar y generó beneficios para el mismo.

Decenas de empleados del geriátrico Allied Services Skilled Nursing & Rehab Center, aplaudieron su llegada a la meta. Sin aliento, pero sonriente, apuntó hacia el cuarto piso, a la habitación de la “Nana”, como llama a su abuela. Ella lo observó desde la ventana y vio otro cartel más pequeño que decía “I love you Nana” (te quiero Nana), que fue sostenido por su novia Susan Kamenar.

“Nana, eres una persona fuerte”, le dijo Cappelloni a la anciana a través de un teléfono y de un micrófono. Del otro lado, una enfermera le sostenía el teléfono de Ruth. “Cumplirás 99 años y todavía tienes muchas millas por recorrer”, le aseguró su nieto.

Aunque no pudo verla en persona por las restricciones que hay por el virus, le prometió darle un abrazo pronto.

Con información de PANORAMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *