Necesidades mantienen en la calle al venezolano a pesar de la cuarentena

Comparte

La necesidad obliga a los sectores populares de Caracas a mantenerse en las calles, pese a la cuarentena implementada por Nicolás Maduro desde el 13 de marzo.

La alerta ante el coronavirus ha desatado aún más las colas en las calles. La compra de alimentos, medicinas, y productos de higiene y limpieza son algunos de los principales motivos para incumplir la medida tomada por el régimen.

En el territorio nacional hay al menos 106 casos confirmados, según lo dicho por Maduro en cadena nacional, donde también asegura que se ha cumplido la cuarentena casi en su totalidad, pero lo cierto es que las aglomeraciones de personas continúan, sobre todo en los mercados populares.

En un recorrido realizado por El Nacional, por Propatria, Pérez Bonalde y la avenida Morán, en la Parroquia Sucre, y por la parroquia La Vega, en el municipio Libertador, constataron la afluencia de ciudadanos en las calles.

Las colas en charcuterías, carnicerías y distribuidores de víveres y productos de limpieza superan en algunos casos las 10 personas. Ninguna de ellas cumple con el metro de distanciamiento recomendado por la Organización Mundial de la Salud para prevenir el contagio.

“Señores, se les recuerda el metro de distancia necesario”, señaló un hombre de aproximadamente 50 años de edad en un abasto ubicado al lado del Centro Diagnóstico Integral Fundación del Niño, en la parroquia Sucre. Las personas se separaron un poco, y se colocaron al lado de los números que identifican los puestos, pero a los pocos minutos se volvieron a juntar.

Los ciudadanos alegan que tienen temor de quedarse sin nada o que los alimentos aumenten y por esa razón salen a la calle a comprar todos los días.

“¡No sé cómo vamos a sobrevivir!”, exclamó una mujer de aproximadamente 40 años de edad, preocupada por solventar su necesidad.

Mencionó que sale a comprar, con lo poco que le queda, la comida del día. “Mañana tengo que ver cómo hago”, dijo.

Con información de El Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *