Muere asfixiado millonario norteamericano en represa El Camare (1990)

Comparte

El hecho se registró a las 2:10 minutos de la tarde del miércoles 17 de octubre de 1990, un suceso lamentable se registró en los trabajos de la represa El Camare, en jurisdicción del municipio autónomo Democracia.

Las autoridades identificaron a los fallecidos como Daniel Daley Roylance (53), C.I. E-81.528.751, natural de Tennessee (EEUU), residenciado en Caracas, propietario de la contratista CUES de Venezuela y su acompañante Cristóbal Hernández Sánchez (35), natural y residenciado en Coro.

La contratista realizaba unos trabajos en la Represa El Camare, utilizando explosivos para realizar las perforaciones, y producto de los gases emitidos por las descargas de dinamita murieron asfixiados en un ducto de la represa a unos 50 metros.

Pasaron más de 24 horas para que los cuerpos pudiesen ser sacados de las profundidades del aliviadero de la represa a unos ciento cincuenta metros hacia bajo del puente y unos cincuenta metros en dirección horizontal debajo del muro de contención.

El ducto donde perdieron la vida los constructores tiene una extensión de 336 metros de largo y 2 metros de alto pero las labores de búsquedas se han dificultado puesto a que el canal tiene más de medio metro de agua y lodo.

EL HECHO

En el ducto habrían penetrado los hoy occisos y otro trabajador de nombre Argenis Acosta, quien como único sobreviviente explica lo sucedido al periodista Alirio J Leal enviado por el diario La Mañana al sitio del suceso.

Acostado en una camilla del hospital de Pedregal con serios problemas respiratorio cuenta que iba detrás de sus compañeros, al momento de recibir el fuerte olor azufre producida por la pólvora, en ese preciso instante voltearon a correr para salir del ducto, Acosta cuenta que corría lo mas que podía y en el camino a pocos metros, volteaba y veía como sus amigos se quedaban atrás, sin poder salir. La nota de prensa señalaba como un milagro pudo salvarle la vida al trabajador.

Argenis Acosta continua relatándole al periodista como realizaban los trabajos en la represa El Camare, allí la contratista colocaron siete bombas para dinamitar el ducto, y el técnico de explosivos Marín, recomendó no entrar al sitio sino hasta un mes para que se dispersaran los gases. Sin embargo, señala el trabajador, Daniel era muy terco y sin que nadie se diera cuenta al mediodía entro al ducto.

Los trabajadores acompañaron al patrón a bajar los 150 metros del muro de contención como lo habrían hecho por espacio de un año en el trabajo de reparación de la Represa, bajaron hasta la entrada al aliviadero, serian las 2 de la tarde cuando  Daniel Daley Roylance propietario de la contratista, el administrador de la misma Cristóbal Jesús Hernández Sánchez, Argenis Acosta (chófer) y Mercedes Romero.

Daniel, Cristóbal y Argenis penetraron el ducto, sin saber que a pocos metros en el camino los aguardaba la Muerte producto de inhalar los gases de las explosiones de dinamita.

Trabajadores de la obra dijeron a La Mañana que Daniel Daley era capaz de meterse a altas horas de la noche en el ducto para inspeccionar personalmente los trabajos, y precisamente eso haría el dia de su muerte, verificar el estado de los trabajos de perforación con dinamita realizados dos semanas atrás.

Daniel Daley Roylance era propietario de la empresa CUES de Venezuela que fue sub-contratada por la empresa VIALPA para realizar labores de limpieza del ducto de la represa El Camare.

Cita: Robert Kennedy dijo una vez, “La tragedia es una herramienta que aporta sabiduría a los vivos, no una guía para vivir.”

Toda la Fuente informativa de este reportaje pertenece ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE a la Hemeroteca del Diario La Mañana

Redacción: Mario Pialli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *