Las mascotas acompañan a los caminantes en esta travesía

Comparte

Cada semana con o sin flexibilización, la procesión continúa hacia la frontera para cruzar los caminos verdes

Junto a Cripper, su mascota, este grupo familiar decidió descansar una vez pasaron el punto de control de Peracal, en San Antonio del Táchira.

La travesía, para llegar a la frontera, duró casi dos días. La mayor parte fue caminando, hubo aventones, pero muy pocos. «La solidaridad de la gente se demostró con la comida que nos daban, y hasta refugio», dijo una de las féminas integrante de la familia.

Por los momentos, piensan llegar hasta Cúcuta y comenzar a buscar empleo en cualquier área. «La fe es lo último que se pierde, somos gente de bien y sé que vamos a alcanzar nuestras metas», destacaron.

Al perro «nos lo pidieron en varias alcabalas. Policías y guardias se enamoraban de él», señalaban en tono jocoso, mientras dejaban claro que Cripper es un integrante más del núcleo familiar y no podían dejarlo solo.

Bajo un techo que los protegía del abrasador sol de la frontera, indicaron que dejan Venezuela con la esperanza de que pronto volverán. «En estos momentos esperamos que el gobierno colombiano nos permita pasar», remarcaron.

Con información de: La nación

#20Oct

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *