#Especial Crisis del gas doméstico en Venezuela enciende el malestar de la población

Comparte

Para la familia venezolana la cocina es un espacio de encuentro. Todos los miembros del hogar, propios y visitantes, confluyen en ese lugar donde se disfruta y comparte.

Las fallas en la distribución de gas doméstico han cambiado el olor de la arepa en el budare, por la desagradable humareda, propia de los fogones improvisados que se han levantado a lo largo y ancho del territorio nacional.

Y es que en Venezuela, decenas de familias han optado por cocinar en leña, a la intemperie, ante la escasez de gas doméstico y las continuas fallas de distribución de las empresas oficiales creadas para tal fin.

De acuerdo con el Observatorio Venezuela de Servicios Públicos (OVSP), apenas el 23% de la población cuenta con gas directo, mientras que el 73% depende de la bombona de gas que distribuye Pdvsa.

Otro dato interesante es que Entre 2018 y 2019 la producción interna de gas cayó 40 %, según cifras manejadas por investigadores del Instituto de Estudios superiores de administración (IESA).

En tanto, las colas interminables de personas en las calles esperando gas doméstico se vuelven cada vez más comunes, sin que exista un proyecto eficiente que termine con el suplicio.

Radiografía nacional
La crisis del gas doméstico es a escala nacional. La evidencia son las numerosas protestas que se han recrudecido en los últimos meses, por cuanto la cuarentena social de la Covid 19, incrementa la permanencia en los hogares y por ende, aumenta la demanda de este producto.

En el oriente del país reportan serios problemas . En Ciudad Guayana, las comunidades tiene dos y tres meses sin gas doméstico, al tiempo que se registran desperfectos en los vehículos que transportan los cilindros.

Bolívar Gas atendió en febrero 5 mil familias de las 12 mil que atendían anteriormente.

En el occidente del país preocupa la tala de árboles y su daño ambiental. En Coro, el Complejo Refinador Paraguaná se encuentra paralizado y el Proyecto Rafael Urdaneta quedó sin efecto, pese a los enormes beneficios que prometía en el suministro de gas por tubería.

En centroocidente la realidad no es más alentadora. Yaracuy ha disminuído la dotación de gas en 50% mientras los yaracuyanos esperan hasta 90 días por la bombona. En Lara, unas 10 mil familias al oeste de Barquisimeto no cuentan con el servicio, situación que ha causado enérgicas protestas de parte de las comunidades.

Es importante destacar que estas manifestaciones han arrojados saldos lamentables. Como fue el caso del joven Ruffo Chacón en Táchira, quien perdió sus ojos a causa de perdigonazos en el rostro.

Por su parte, Caracas también registra fallas constantes pues apenas se produce el 35% de la demanda en esta entidad.

Trabajo conjunto de: Tal Cual, La Nación, Correo del Caroní, La Mañana de Coro, Yaracuy al día y ElImpulso.com dieron un balance de esta grave realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *