En el estado Bolívar: Familiares exigen información de la desaparición de tres mineros en el Bajo Caura

Comparte

Dionisio Ramón Guzmán Bellorín, de 47 años, y los hermanos Jhon Jairo Castellanos Báez, de 34 años, y Jahir Castellanos Báez, 30 años, cumplen un mes desaparecidos en el Bajo Caura, municipio Sucre del estado Bolívar.

Su desaparición es atribuida a la violencia de un grupo de indígenas jivis, pero hasta ahora las autoridades no han esclarecido el caso. Los familiares de los hermanos Castellanos Báez denuncian que, aunque han acudido a distintas instancias gubernamentales, no han recibido mayor información sobre el paradero de sus parientes por lo que exigen que el caso sea esclarecido.

“Mi mamá tiene más de una semana allá, ha puesto la denuncia en la Alcaldía, en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y nada que dan respuesta. Ellos dicen que van a buscar y eso, pero nada”, manifestó Ruth Castellanos, hermana de Jhon Jairo y Jhair Castellanos Báez.

Nadie responde por los desaparecidos

Habitantes del sector señalan que el hermetismo de algunos miembros de la comunidad indígena involucrada obstruye la investigación que pobladores han emprendido por cuenta propia. “Nosotros seguimos investigando el caso, algunos hermanos nos ayudan. Aunque en principio nos informaron que estaban muertos, trascendió que están secuestrados por un grupo, pero todo está en investigación”, manifestó un vocero indígena que solicitó mantener su nombre en reserva.

El vocero informó que, aunque las autoridades acudieron a investigar en un principio, llevan al menos 15 días sin volver al territorio.

La última vez que fueron vistos, el 8 de mayo, los mineros salían desde la mina El Kino hacia la población de Guarataro. Fueron detenidos en la segunda alcabala de la ruta, que está custodiada por un grupo de indígenas jivis.

La madre de los hermanos Castellanos Báez se trasladó desde Colombia para continuar con la búsqueda, hasta ahora sin respuesta. “En la morgue tampoco están. Nos dicen que están muertos, pero ¿dónde están los cuerpos? Es lo que queremos saber, necesitamos apoyo. Ya se colocó la denuncia por varias partes, estamos a la expectativa”, expresó María Fernanda Báez, madre de los hermanos Castellanos.

La mujer informó que acudieron al Cicpc de Ciudad Bolívar, donde se les comunicó que los funcionarios estaban esperando la orden para actuar. Más de 20 días han pasado desde que los hombres desaparecieron y el silencio envuelve al sector minero del Caura.

Más de 80 personas han desaparecido en las zonas mineras del sur del estado Bolívar desde la creación del Arco Minero del Orinoco (AMO). En la zona del Caura existe un conflicto entre grupos armados irregulares, guerrilla extranjera, indígenas que se disputan el territorio, e indígenas (grupo minoritario) que tienen nexos con grupos armados.

En el conflicto más reciente, el capitán general del pueblo jivi fue asesinado junto a cuatro personas en un conflicto entre etnias y la guerrilla colombiana.

La respuesta del Estado sigue siendo poco oportuna para casos de desaparición, especialmente cuando involucran violencia y zonas mineras. Los vacíos legales al respecto continúan. La búsqueda en vida de personas desaparecidas es un derecho contemplado en tratados y convenios internacionales firmados y ratificados por Venezuela que el Estado violenta flagrantemente.

Con Información de El Correo del Caroní

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *