El suicidio del conserje del edificio Bucare (1988)

Comparte

Freddy, donde andará Freddy? Se preguntaban los vecinos del edificio Bucare, en la Urbanización 450 años ubicada en el este de la ciudad de Coro. Era extraño que Freddy se ausentara por tanto tiempo sin decir nada, relata un vecino. La administración no sabe de él desde el miércoles 17 de febrero de 1988, cuando fue visto por última vez.

Freddy Antonio Piñero Zavala de 22 años de edad era conserje del edificio Bucare, en la urbanización 450 años, un conjunto de edificios construidos en conmemoración a la fecha aniversario de la ciudad. En el apartamento de la planta baja (destinado para la conserjería) vivía con su esposa, Carmen Hernández de 18 años de edad, el 18 de septiembre cumplirían su primer aniversario de casados.

Días antes al miércoles 17 de febrero, cuando se supo de su extraña desaparición, la pareja habría tenido un altercado que hizo que la joven esposa se fuera del lugar dejando al infortunado sumido en una gran depresión, quien desapareció luego presumiendo los vecinos que iría detrás de la mujer.

El sábado 20 de febrero un olor nauseabundo se sentía en el bajante de basura de todo el edificio, vecinos de los demás edificios del conjunto residencial 450 ya comenzaban a sospechar que ese olor era otra cosa además de basura acumulada.

María Guillermina Zavala madre del joven conserje ya había notificado a la DISIP y la PTJ sobre el extravió de su hijo, vecinos al ya no soportar el olor que se sentía en todo el sector decidieron llamar al cuerpo de bomberos municipales para poder abrir el depósito de basura del edificio Bucare, en el mismo funcionarios del cuerpo de bomberos se encontrarían con una dantesca escena; allí entre los desechos de basura acumulados de la semana se encontraba el cuerpo del conserje en el piso, boca abajo, vistiendo franela blanca, pantalón azul y calzando alpargatas con evidente signos de descomposición.

Las versiones de los sabuesos de la policía científica señalaban al suicidio, por la forma como se encontraba el cadáver ya en avanzado estado de descomposición, los detectives creen que pudo haber tomado algún tipo de veneno por la gran cantidad de sangre que bañaba su cuerpo sin aparente herida.

El día lunes 22 de febrero el equipo reporteril visitó la casa de la señora María Guillermina Zavala madre del conserje en la calle Buchivacoa del barrio las Mercedes. Allí acompañada de familiares y amigos explicó a los periodistas que ni siquiera había podido velar a su hijo que fue encontrado en avanzado estado de descomposición en el depósito de basura del edificio Bucare.

Señaló que había visto a su hijo por última vez el día miércoles a las 9 de la mañana perdiendo posteriormente todo tipo de comunicación con él.

Acogida por el dolor de madre ante la pérdida del mayor de sus hijos comentó al equipo reporteril que el día anterior su hijo Freddy fue almorzar en su casa por lo que le preguntó si volvería al día siguiente y le respondió que sí, sin embargo Freddy Piñero nunca más volvió a la casa de su mamá. 

María Guillermina comentó que su hijo era un muchacho sano, no bebía, ni fumaba, era tranquilo nada de parrandas, era serio y reservado, el mayor de sus cinco hijos y el “representante de la casa” como ella mismo lo dice.

UN CHISME MATO A MI ESPOSO

“Por ese chisme te mataron mi negrito”  era el grito de dolor y desesperación de la joven viuda del conserje Freddy Piñero.

Carmen Hernández una joven de 18 años era la esposa del conserje y estuvo declarando por más de dos horas en la sede del cuerpo detectivesco PTJ, en torno al caso del suicidio de su marido. La Mañana logró conversar con ella de manera exclusiva donde bajo una incontrolable crisis de llanto, la joven abrazaba el ejemplar del diario la mañana donde apareciera publicada la noticia con la foto de su matrimonio el día 11 de septiembre del 87.

“Todo fue un chisme que le metieron en la calle, donde le dijeron que me habían visto salir del hotel con otro hombre. ¿Cuándo mi negrito, como te iba hacer eso yo? Se preguntaba la muchacha en una especie de monologo.

La joven Carmen explicaba a la Mañana que el día lunes 15 se había ido peleada con su esposo “el me botó de la casa, y yo me fui porque me dijo que si me veía otra vez me mataba. Tuve miedo y me fui, pero nunca pensé que iba a suceder esto”.

Como la joven tiene familia en Barquisimeto prefirió irse a esperar que bajara la marea cuando para su sorpresa fue avisada el día domingo del fatídico hallazgo del cuerpo de Freddy Piñero en estado de descomposición en el depósito de basura del edificio Bucare, el mismo edificio donde habían fijado su residencia conyugal hace unos seis meses cuando Freddy acepto la conserjería.

CONTINUARÁN LAS INVESTIGACIONES SOBRE LA MUERTE DEL CONSERJE DEL EDIFICIO BUCARE FREDDY PIÑERO.

Se pudo conocer que Detectives del cuerpo de Policía Judicial habían estado nuevamente en la escena del crimen donde fue encontrado el cuerpo en estado de descomposición del joven conserje, según fuentes extraoficiales se rumoraba que el joven habría decidido quitarse la vida tomando alguna sustancia venenosa. Sin embargo el lugar donde fue encontrado el cuerpo estaba completamente vacío sin ningún recipiente de alguna sustancia venenosa, de acuerdo a comentarios de los propios vecinos.

“Si el conserje se suicido envenenándose, seguramente habría ingerido la sustancia letal en su apartamento y luego se dirigió al depósito de basura a esperar la muerte”.

Cita: Morir es conmovedoramente amargo, pero la idea de tener que morir sin haber vivido, es insoportable.” Erich Fromm

Toda la Fuente informativa de este reportaje pertenece ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE a la Hemeroteca del Diario La Mañana

Producción y Redaccion: Mario Pialli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *