Producción de Pdvsa aumentó pero persisten largas colas

Comparte

La producción de petróleo de Venezuela en noviembre registró un aumento de más del 20 por ciento frente al mes anterior, su más alto nivel desde que Estados Unidos endureció las sanciones contra la estatal petrolera PDVSA en agosto, dijeron esta semana dos personas con conocimiento de los datos de la industria. Sin embargo, la grave escasez de combustible se percibe ya no solo en el interior del país, sino también en las calles de Caracas.

El bombeo de noviembre promedió entre 926.000 barriles por día (bpd) y 965.000 bpd, según las fuentes, con respecto a los 761.000 bpd de octubre, que PDVSA informó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El alza se registró mientras las exportaciones subieron a más de 1 millón de bpd.

Esta es la primera vez que la producción de Venezuela superó los 900.000 bpd desde agosto, cuando Washington amenazó con sancionar a las empresas extranjeras que continúan trabajando con PDVSA.

La producción del crudo extrapesado venezolano promedió entre 465.000 y 502.000 bpd en noviembre. El mejorador Petropiar, un proyecto entre PDVSA y Chevron Corp, está produciendo unos 120.900 bpd, dijo una de las fuentes.

Las exportaciones de petróleo continuaron a un ritmo acelerado durante la primera semana de diciembre, según mostraron los datos de Refinitiv Eikon, incluso cuando tres de los cuatro mejoradores de crudo de PDVSA, necesarios para convertir el petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco en un producto exportable, estaban detenidos.

Paradójicamente, la mayor producción y exportación de crudo por parte de PDVSA no ha causado un abastecimiento adecuado de combustible para los venezolanos.

Muy por el contrario, este martes 10 de diciembre, se registraron colas de vehículos y sus correspondientes protestas en la muchas de las estaciones de servicio. Para ser más exactos, la escasez se presentó en los 24 estados del país, incluyendo la capital.

Aunque PDVSA se abstiene de admitirlo, la directiva chavista bajo el mando del régimen de Maduro está concentrada en evadir las sanciones norteamericanas y generar ingresos en lugar de optimizar la operatividad de las refínerías más importantes del país.

Por ejemplo, el Centro de Refinación de Paraguaná en el estado Falcón, compuesto por los complejos de Amuay y Cardón, se ha paralizado en diversas ocasiones durante el año. Los problemas con el suministro de agua, relacionados a su vez con la crisis eléctrica, son el principal obstáculo para sostener su productividad.

Con información de La Patilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *