Miel y Salmuera |ESCRITOS SOBRE LA PIEL. Temas de Comunicación

Comparte

“Respiramos comunicación, ella está presente en cada poro de nuestra piel, en la luz del día y hasta en el resplandor de la luna. El universo todo, con sus aromas, tonalidades y texturas, comunica, y en su accionar diario se entabla un diálogo entre quienes convivimos en y a través de él. Así como el cantante es consciente de su respiración; el pintor, del color y la composición; el arquitecto, de las dimensiones espaciales, o el bailarín, de su cuerpo como instrumento de expresión, el ser humano como profesional de cualquier disciplina debe tomar conciencia de la comunicación y el lenguaje como medio de interacción con el mundo que lo rodea y del que forma parte” (Chávez, 2020, pág. 6).

   De esa manera inicio la presentación de mi primer libro, que lleva por título “Escritos sobre la piel. Temas de comunicación”, publicado en formato digital por el Fondo Editorial Universitario Servando Garcés, de la Universidad Politécnica Territorial de Falcón “Alonso Gamero” (UPTAG), y que vio la luz este 24 de noviembre. El texto, es una compilación de artículos de opinión y crónicas divulgados en la prensa falconiana durante un período de once años, comprendido entre 2006 y 2017, que van desde lo reflexivo-vivencial hasta lo investigativo-académico, rozando algunos, el estilo poético y cierto humor, con la finalidad de contribuir con el proceso educativo en el ámbito del lenguaje y la comunicación.

   Ciertamente, mi propósito desde que empecé con los artículos en el Diario La Mañana por allá en el año 2006, con la columna “La lengua en salsa”, era presentar en un tono ameno e interesante los tópicos abordados, captando su atención desde el inicio, porque quería ofrecerle a mis estudiantes materiales que le resultaran atractivos y sencillos de leer, pero que concentraran la información que necesitábamos para avanzar en los contenidos programáticos de la unidad curricular Lenguaje y comunicación. Al observar cómo “La lengua en salsa” fue aceptada por los lectores del periódico, fuimos explorando otros medios tanto impresos como digitales, para llegar a un público mayor. Igualmente, “La lengua…” evolucionó a lo que hoy es “Miel y Salmuera”, espacio en el que trato temáticas de diversa índole y me paseo entre la opinión, crónicas, narrativa y hasta poesía, porque bueno, soy una atrevida, qué se le va a hacer.

  En “Escritos sobre la piel. Temas de comunicación”, el lector se reencontrará con la Ana Chávez de sus primeros años de columnista. Realmente ansiaba ver cristalizado este libro, porque consideraba que era necesario reunir en un tomo mis experiencias iniciales escribiendo, pero no las únicas, pues en la producción solo se compilan los trabajos de una misma área, los otros temas que son diversos, están pendientes por verse las caras.

    En consecuencia, el libro reúne veinticinco (25) artículos distribuidos en tres partes, a las que denominé “Ser en comunicación”, “Comunicación integradora” y “Comunicación como poesía”. La primera sección comprende quince textos en los que abordo las habilidades comunicativas del ser humano. Por ejemplo, en “Si las miradas mataran”, explico cómo debemos tomar consciencia de este recurso para entablar una conversación, y “Por favor, ¡Escúchame!”, trata sobre la importancia de la escucha activa.

   La segunda parte, está dedicada a la comunicación popular y comunitaria, a partir de mi experiencia trabajando con las comunas y los consejos comunales; mientras que la tercera sección del libro la defino como más íntima, pues hay mayor desnudez y complicidad, además empleo de cierta manera, un lenguaje más sugerente. Allí encontrarán “Escrito en la piel”, el artículo que prácticamente da nombre a este libro, y que si bien fue un trabajo de carácter académico para un curso que realizaba en la universidad donde estaba laborando, me atreví a jugar con la forma y el estilo para hacerlo más llamativo, tanto para mí -que lo escribía- como para el lector. Aquí una muestra:

   Con el transcurrir de los años nuestra piel se va llenando de huellas, son recuerdos de lo vivido, de las risas, de los llantos, los enojos, los amores, los dolores y los placeres. Cada arruga, cada pliegue, ese nuevo lunar, las cicatrices, forman parte de una impronta, son vestigios, señales de que respiramos, tal como ocurre con las palabras que pronunciamos, que escuchamos, las que leemos y escribimos, las cuales van acumulándose en nuestra mente, nuestro cuerpo y sentidos, recordándonos que existimos a través del lenguaje, del verbo mismo.

   A lo largo de la vida las palabras nos van abrazando, arropándonos en un beso infinito, escribiéndose en nuestra piel, nuestra alma y consciencia. Una palabra se encadena a otra y como espiral nos envuelve en un torbellino de vivencias, de evocaciones, de saberes, de conocimientos, de sensaciones. Somos lo que leemos pero también somos lo que escribimos. (Chávez, 2020, pág. 58)

   Apreciados lectores del diario La Mañana, en sus manos pongo este libro, “Escritos sobre la piel. Temas de comunicación”, mi primer hijo digital, pueden descargarlo en el blog del Fondo Editorial Universitario “Servando Garcés”, de la UPTAG: editorialuptag.wordpress.com, espero sus comentarios, ¡nos seguimos leyendo!

      Ana Cristina Chávez [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *