Llovió sobre Dabajuro en enero

Comparte

Suena raro titular así porque no debe ser un hecho noticioso o motivo de opinión, pero fue  una señal realmente maravillosa para un pueblo desesperado.

La problemática del suministro de agua potable en Dabajuro desde el embalse El Mamito llegó al colapso que tanto temíamos. Eso se traduce en uno de los momentos más duros de nuestra historia. El sistema de distribución se deterioró al punto de tener que dejarlo inoperativo. Notas de prensa sobre esto hay muchas. Durante el 2020 al menos 51 notas radiales se difundieron con el apoyo de Radio Coro 780 para alertar y solicitar ayuda.

Se puede indagar y mostrar todas las perspectivas generalizadas sobre lo que se vive en un  Dabajuro sin agua potable. Lo irónico del asunto es que el embalse El Mamito está en unas condiciones óptimas en cuanto a nivel, sedimentación, capacidad de caudal y demás especificaciones para definir una represa verdaderamente privilegiada pero que no tiene un sistema para llevar agua a los hogares.

Muchas pueden ser las noticias que circulen en el país, pero entrar en un hogar a validar cómo se sobrevive sin agua es otro mundo. Es realmente cruel.

Muchos son los esfuerzos desde diferentes frentes de acción. Las autoridades municipales  continúan su trabajo, las comunidades están experimentando un rol protagónico que llena de esperanzas sobre un despertar, una nueva organización espontánea; que nace del corazón del pueblo y desde su dolor. Se ha invitado a las fuerzas vivas, especialmente al gremio comercial a través de Fedecamaras Falcón con la presencia de Daniel Villa y su equipo para fines de acompañamiento y elevar el clamor a instancias coherentes por la vía de la organización comunitaria. La Ministra de Aguas, Evelyn Vásquez, a través de los enlaces que se han hecho ha manifestado su mayor interés en la solución definitiva.

Con Hidrofalcon hemos insistido mucho en realizar un trabajo mancomunado. Seguimos de manos extendidas esperando esta semana se logre nos podamos sentar con absoluta honestidad con la gerencia de la estatal hidrológica del estado Falcón. La petición actual y motivo de las asambleas comunitarias es la solicitud del cronograma técnico de ejecución de trabajos que sea de dominio público hasta la entrega de la obra de reparación del sistema de distribución mencionado.

La alcaldesa de Dabajuro, Francisca Oberto, a través de cadenas radiales ha explicado a la comunidad los detalles de estas labores para abordar la problemática desde el punto de vista gubernamental y es a finales del mes de enero cuando se espera en la convicción de sus declaraciones esté totalmente operativo el embalse El Mamito al servicio del pueblo, así como las estrategias que se accionan mientras llega la solución.

Con todo esto lo que quiero decir es que hay una lucha contundente del pueblo de Dabajuro para llegar por la vía de la gestión decente y organizada a alcanzar un objetivo vital. En adelante se experimentará, segura estoy, una nueva realidad para consolidar el desarrollo y respuestas que requiere el municipio. No hay poder aparte de Dios que sobrepase la razón del pueblo. Será una etapa de compromiso y sensibilización sobre la influencia de las comunidades organizadas, es un renacer de la conciencia comunitaria.

Cuando ayer lloraba porque no tenía cómo auxiliar a dos vecinos con un baldecito de agua y mis fuerzas decayeron en la impotencia, la magnificencia del amor de Dios sobre Dabajuro fue una respuesta maravillosa a su dolor…llovió de la nada en pleno enero y yo me asomaba a la ventana para ver la lluvia y saber si era de verdad lo que pasaba. Tanto que se me borró por un momento la imagen de personas obligadas por la necesidad a sacar agua de una alcantarilla sumamente peligrosa y de agua no apta para consumo.

Aprovecho este espacio para agradecer la muy reciente designación como presidenta de la Cámara de Comercio de Dabajuro junto a un excelente equipo integrado por miembros que adhonorem nos entregan esta responsabilidad por tres meses para consolidar una transición que conlleve a elecciones para validar la nueva junta directiva con la reestructuración y reimpulso que merece uno de los gremios de mayor solidez moral de Venezuela. Fortaleza, discernimiento y capacidad de unificar criterios para enfrentar la nueva realidad comercial que sacude todo esquema conocido son los valores para apoyarnos en este reto supremo.

Cuando la desesperanza y desespero tocó nuestros corazones…pues llovió de repente en pleno enero.

Dios ha de tener su mirada de amor y misericordia sobre nuestros pueblos en el occidente falconiano.

Que siga la lluvia de bendiciones sobre esta tierra donde la nobleza es su fortaleza y debilidad.

Así inició el año de la premisa y la promesa.

Hasta un nuevo eco desde occidente. Deseo contar en el próximo la alegría de ver consolidado todo aquello por lo que estamos luchando.

Lourdes Díaz Güerere

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *