Hoy es Miércoles de Ceniza

Comparte

Hoy se efectúa el rito de la imposición de la Cruz de ceniza en la frente, este marca el inicio de la Cuaresma en los candelarios litúrgicos y anglicano. La Cuaresma representa los 40 días que Jesús pasó en el desierto, los 40 días que duró el diluvio, los 40 años que duró la marcha del pueblo israelita por el desierto y los 400 años que duró la estadía de los judíos en Egipto, de estos radica, los 40 días que preceden a la Semana Santa, la cual comienza el Domingo de Ramos.

La Cuaresma representa el ciclo de preparación en el que los cristianos celebran la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Se caracteriza por promover el ayuno, la abstinencia, el recogimiento, la oración y el examen de conciencia.

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. La ceniza que se utiliza para la imposición de la cruz en la frente de las personas, sale de la incineración de los ramos bendecidos durante el Domingo de Ramos del año litúrgico anterior.

La ceniza como signo de humildad, nos recuerda que somos finitos (origen y fin), unos simples mortales que al morirnos no nos llevamos nada: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelva a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19)

El Miércoles de Ceniza, es el día de redimir los pecados del año. “Memento homo quia pulvis es et in pulveren reverteris”. (Acuérdate que eres polvo y al polvo has de volver. Gen 3,19). Con estas palabras el sacerdote, dibuja una cruz de Ceniza en la frente de los creyentes junto a la fórmula: “Conviértete y cree en el Evangelio” (Mc. 1,15).   El uso de la ceniza en forma de cruz en la frente es una expresión de penitencia, duelo o preparatorio al sacrificio, pero también es, una indicación de conversión y humildad.  

Quienes reciben la ceniza, deben tener en cuenta su significado y los sacrificios que asume llevar a cabo, durante 40 días. Asimismo, tener  presente, que la Cuaresma es una importante ocasión para la reflexión, la meditación, la oración y la conversión profunda de los corazones. Además, es un periodo para renovar las promesas bautismales.

En mi muy humilde reflexión final, pienso: que la iglesia católica con su poder de convocatoria, puede pedirles a sus feligreses que oren por Venezuela, por la salud del mundo entero e igualmente le pidan a San Alejo, que aleje de nosotros la pandemia china, aunque el Papa Francisco, hoy Miércoles de Ceniza, nos diga: “Memento homo quia pulvis es et in pulveren reverteris”. Ciertamente, que somos conscientes de nuestra caducidad, pero con un cambio de régimen podemos encontrar recursos para afrontar el Covid-19, sino le pediremos que interceda por nosotros ante Dios, por si tenemos que ir a un Centro de Salud del país, que nos agarre confesados.

Gracias por haber leído el artículo, si le gustó, ayúdame a compartirlo con sus familiares y amigos.

¡Un abrazo lleno de bendiciones!  ¡Hasta el próximo miércoles, Dios mediante!

Por Fredis Villanueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *