A seis décadas del asesinato de las hermanas Mirabal

Comparte

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer, fecha iniciada por el movimiento feminista latinoamericano en 1981, en rememoración a los hechos en que fueron asesinadas las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por la policía secreta del dictador Rafael Leónidas Trujillo.

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”. Con esta frase, la activista dominicana, Minerva Mirabal, respondía a inicio de la década de los 60 a quienes le advertían de lo que entonces parecía un secreto a voces: el régimen del sanguinario dictador Trujillo (1930-1961), iba a matarla.

Un día como hoy de 1960, su cuerpo apareció destrozado en el fondo de un barranco, en el interior de un jepp, junto a sus dos hermanas, Patria y María Teresa, y el conductor del vehículo, Rufino de la Cruz. Las hermanas Mirabal, las “Mariposas” (nombre en clave que usaban para sus mensajes en la resistencia),   fueron estranguladas y apaleadas. La policía secreta lanzó el vehículo donde se trasladaban a un precipicio para hacer creer que se trataba de un accidente. Desde entonces, el nombre de las Mirabal, se convirtió en el símbolo mundial contra la violencia de género.

Seis décadas después, la promesa de Minerva, parece haberse cumplido: su muerte y la de sus hermanas por la acción criminal de la policía secreta dominicana y ordenada por el amo y señor de horca y cuchillo que gobernó la República Dominicana, por más de tres décadas, es considerada por los demócratas, uno de los elementos principales que llevó al fin a la dictadura trujillista.

Hoy miércoles, como cada 25 de noviembre, la fuerza de las tres hermanas Mirabal, se hará sentir, especialmente con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, que fue declarado el 17 de diciembre de 1999, por la Asamblea General de las Naciones Unidas, para sensibilizar a la población de este problema y para recordar a las hermanas Mirabal.

Cabe destacar, que pese a que los homenajes a estas hermanas tardaron en llegar por miedo. Hoy Minerva, Patria y María Teresa, son un símbolo de la República Dominicana. En ese país caribeño, además de una provincia que lleva su nombre, les han dedicado un monumento en una céntrica vía de Santo Domingo, un billete, una calle y el Museo Mirabal, que conserva sus ropas y sus habitaciones, tal como estaban al momento de ser asesinadas. En cambio, todo aquello que ordenó el villano e indolente dictador en su nombre; como decía el tirano, Juan Vicente Gómez: “De yo pa’yo”, de eso no queda nada.

En mi muy humilde reflexión final, pienso que: Nosotros los hombres, tenemos que celebrar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, mostrando nuestro lado más solidario expresando nuestro rechazo contra la violencia de género, una de las lacras de nuestra sociedad, -y que moderna-. Qué bello sería el mundo, si no hubiese nunca más, una sola mujer víctima de los malos tratos.  

Gracias por haber leído el artículo, si le gustó, ayúdame a compartirlo con sus familiares y amigos.

¡Un abraza lleno de bendiciones!  ¡Hasta el próximo miércoles, Dios mediante!

Por Fredis Villanueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *